lunes, 30 de septiembre de 2013

La Revolución Francesa

Es el movimiento social, político y económico que se produjo a fines del siglo XVIII. Fue protagonizado por el pueblo francés (campesinos, proletarios, burguesía, pequeña burguesía) contra el Antiguo Régimen (monarquía, feudalismo, iglesia).


Causas

  • Económica: Desde 1760 se sucedieron malas cosechas, lo que provocó el alza de los precios, además se incrementó la crisis financiera por el derroche de la corte real  y las guerras.
  • Sociales: Consideraban injusto que sólo el Tercer Estado, al cual pertenecían pagaran impuestos.
  • Políticos: Los burgueses estaban descontentos, porque a pesar de su creciente poder económico, carecían de poder político. 
  • Ideales: La influencia de las ideas ilustradas hizo que la mayoría de franceses tomaran conciencia de que el Estado debía respetar sus derechos.


Inicio de la Revolución

En 1789 el Estado francés enfrentaba una grave crisis económica, las medidas de emergencia propuestos por los ministros del rey Luis XVI no se aplicaron debido a la negativa de la nobleza a pagar impuestos. Por ello ele rey decidió convocar a los Estados Generales, asamblea consultiva que se reunía para tratar asuntos trascendentales para el país. La Asamblea estaba formada por representantes de los tres estamentos sociales: El clero, la nobleza y e tercer estado o estado llano, dominado por la burguesía.



El 5 de mayo de 1789, en el palacio de Versalles, se iniciaron las sesiones de los Estados Generales con 1139 diputados (270 de la nobleza, 291 del clero y 578 del tercer estado). La expectativa era grande, pues el rey había dado a entender que la asamblea realizaría cambios trascendentales; incluso había solicitado que los electores enviaran "cuadernos de quejas". Sin embargo, la sesión quedó entrampada  por el desacuerdo en el sistema de votación: la nobleza pretendía que el voto sea por estamento para que, en alianza con el clero, los sectores privilegiados mantuvieran el control de la asamblea. El tercer estado, por su parte, pedía que la votación sea por representante, lo que le podría otorgar la mayoría.
La situación general provocó la protesta de los representantes del tercer estado: el 17 de junio, junto con algunos disidentes del clero y la nobleza, declararon que de ahí en adelante sería una Asamblea Nacional. 
El 20 de junio, sus integrantes hicieron el juramento del juego de la pelota. El acto se realizó en un salón del palacio en el que se practicaba este deporte, y por el cual se comprometieron a no separarse hasta aprobar una constitución. El 9 de julio, esta asamblea se transformó en Asamblea Constituyente.

La Asamblea Constituyente

Atemorizado por el desarrollo de los acontecimientos, el rey ordenó el despliegue de tropas en Versalles y París. Esto desató la furia del pueblo parisino, que el 14 de julio asaltó la Bastilla, prisión real y símbolo del régimen absolutista. Posteriormente la Asamblea Constituyente abolió los privilegios señoriales y el 26 de agosto aprobó la "Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano". En ese documento se plasmó la idea de un nuevo orden político bajo los principios de igualdad, libertad y fraternidad. Además, se reorganizó el territorio del país en 83 departamentos, se proclamó la libertad de empresa y de trabajo, se secularizaron los bienes de la Iglesia. 

En los meses siguientes, muchos aristócratas salieron del país y alentaron a las otras monarquías a intervenir en Francia. Con ese respaldo, Luis XVI y su familia intentaron fugar en junio de 1791, pero fueron capturados.  Este hecho acrecentó los temores del pueblo de un gran "complot aristocrático", provocó saqueos contra la propiedad de los nobles y estimuló el crecimiento de grupos políticos cada vez más radicales. 
En setiembre, la Asamblea promulgó finalmente la Constitución, que convirtió a Francia en una monarquía constitucional con separación de poderes. Luis XVI se vio obligado a firmar el acuerdo y convocar a elecciones para una Asamblea Legislativa.
Después de 1792, la revolución adoptó formas más radicales y abolió lo poco que quedaba del Antiguo Régimen. 

La Convención

Las reformas implantadas por los revolucionarios causaron la preocupación de las otras monarquías absolutistas de Europa. Por ello, en abril de 1792, los ejércitos de Austria y Prusia invadieron Francia y derrotaron a las desordenadas fuerzas revolucionarias. El pueblo sospechó que el rey estaba conspirando contra la revolución, por lo que en agosto de 1792 atacó el palacio real de las Tullerías. La revuelta popular determinó el fin de la Asamblea Constituyente y el arresto del rey. En setiembre se convocó a elecciones para formar una nueva asamblea, llamada la Convención.
En la Convención, las dos facciones políticas más importantes eran:

  • Los girondinos, denominado así por que la mayoría de sus integrantes procedía de la región de Gironda. Estaba formada por representantes de la alta burguesía, cuya postura era moderada y de defensa de la legalidad constitucional. 
  • Los jacobinos,  que recibieron ese nombre porque solían reunirse en un antiguo convento de religiosos jacobinos. Sus integrantes eran de sectores más populares y tenían una postura extremista y radical. 


En una primera fase, dominada por los girondinos, la Convención decretó la abolición de la monarquía y el establecimiento de la república. Poco después el rey fue acusado de traición y en enero de 1793, fue ejecutado en la guillotina. Este hecho provocó la formación de una gran coalición europea contra Francia. En la región de Vendée surgió, así mismo, un movimiento contrarrevolucionario conformado por campesinos católicos y realistas. Esta situación agravada por la crisis económica provocó la formación de un Comité de Salvación Pública dominada por los jacobinos. 

Entre junio de 1793 y julio de 1794,  la revolución entró a su fase más radical. Los jacobinos, al mando de Maximilien Robespierre, establecieron un dictadura que decretó la ejecución de cualquier sospechoso de traición a la revolución. Más de 50 mil personas fueron guillotinadas, incluyendo a la reina María Antonieta y muchos dirigentes girondinos. Así mismo se decretaron medidas como la leva general para enfrentar la guerra, el control de precios, el sufragio universal, la instrucción obligatoria desde los 12 años y la reforma agraria. 
los excesos del gobierno de Robespierre, que incluso ordenó la ejecución de líderes jacobinos que lo cuestionaban, produjeron la reacción de la Convención. En julio de 1794, Robespierre fue destituido y ejecutado. La Convención desmanteló varias de las reformas jacobinas y aprobó una nueva Constitución de 1795. En ella se restableció el sufragio censitario, se crearon dos cámaras legislativas y el poder ejecutivo recayó en un Directorio. 

El Directorio

Desde 1795, la revolución retomó su carácter moderado y burgués. Para evitar el rebrote de la dictadura, el directorio se compuso por cinco miembros. El nuevo régimen se enfrentó a una constante oposición, tanto de los monárquicos conservadores como de los jacobinos, lo que causó una constante inestabilidad. Por si fuera poco, la  crisis económica aumentaba el descontento popular. 

En el ámbito externo la situación empezó a mejorar. Los entusiastas ejércitos revolucionarios lograron grandes triunfos sobre la coalición europea, en los que empezó a destacar la figura del general Napoleón Bonaparte que luego de brillantes campañas militares en Italia y Egipto, regresó a Francia, donde fue recibido como héroe. Entonces, aprovechando su popularidad , decidió dar un golpe de Estado parlamentario en noviembre de 1799 (Brumario, según el calendario republicano) y estableció un nuevo régimen: el Consulado.

martes, 24 de septiembre de 2013

Revolución Inglesa

En el siglo XVII Inglaterra dio la primera lucha triunfal contra el absolutismo. El parlamento inglés existió desde el siglo XIII, con representantes de la nobleza, el clero y la burguesía; pero estuvo controlado por el rey, que lo convocaba muy pocas veces.


El detonante para la lucha fue la división de la Iglesia protestante, pues al convertirse al anglicanismo en defensor incondicional del absolutismo, generó la rivalidad de las corrientes puritanas, seguidoras de las ideas de Calvino. El rey Enrique VIII se alejó del Papa, al haberse opuesto éste a la anulación de su matrimonio en 1531. Desde entonces Inglaterra dejó de reconocer al pontífice romano como cabeza de la Iglesia, por tal motivo el rey de Inglaterra creó el anglicanismo que reconoce a la Biblia como única fuente de fe, pero admitiendo su libre interpretación, conservando una jerarquía similar al catolicismo.

El clero inglés tuvo todos los privilegios y vicios del clero católico, razón por la cual al interior de la burguesía y de la pequeña nobleza fue creciendo una ala radical, que interpretando las enseñanzas de Calvino adoptó el puritanismo. Esta doctrina defendía un sistema de vida que promovía la regeneración personal y la observancia pública de una moral estricta. Pero además de tomar de Calvino su concepción teológica, adoptaron también su principio político, según el cual si un rey se convertía en tirano era de justicia alzarse en rebeldía y destronarlo. 
En 1640 el puritanismo se había convertido en un poderoso partido político, bajo la conducción de Oliverio Cromwell (1599-1658). Sus adeptos exigieron al rey Carlos I que reconociera la supremacía del Parlamento frente a las decisiones reales. Habiéndose organizado un ejército parlamentario, bajo el mando de Cromwell, el rey debió abandonar Londres, estallando la guerra civil. En 1640 el ejército realista fue derrotado y Carlos I cayó prisionero. Se radicalizó entonces el proceso, pues un años después Cromwell expulsó a los nobles del parlamento, ordenó la decapitación del rey y proclamó la instauración de la república. En 1649, decidido a construir desde sus cimientos un nuevo Estado y una nueva sociedad, Cromwell disolvió el parlamento y asumió todo el poder, con el título de protector. 

Con ello, el país se escindió en dos bandos: los partidarios de la república y los que pretendían la restauración de la monarquía. Al morir Cromwell en 1658, la alta nobleza había recuperado posiciones, pactando con la gran burguesía. Así en 1660 se restauró la monarquía en la persona de Carlos II, quien mantuvo un equilibrio entre el poder real y el parlamentario. Pero su sucesor, Jacobo II, pretendió el retorno del absolutismo, para la cual permitió la entrada a Inglaterra a la Compañía de Jesús, orden religiosa que lideraba el catolicismo. La nobleza buscando evitar los riesgos de una nueva guerra civil (revolución inglesa), se alió con la burguesía para derrocar al rey. El ambiente era propicio, la sociedad inglesa había asimilado las ideas de John Locke (1632-1704), filósofo y economista. El fin primordial del Estado, en su concepción, era el de proteger la libertad y la propiedad adquirida por el trabajo. 

En 1688, desconociendo a Jacobo II, los revolucionarios entregaron la corona inglesa al príncipe holandés Guillermo de Orange, con la condición que permitiese al Parlamento ejercer las tareas de gobierno, lo que fue aceptado. Jacobo II no tuvo capacidad de reacción y, así, de manera incruenta, la monarquía absolutista quedó abolida para siempre en Inglaterra. Fue el triunfo de la llamada Revolución gloriosa. 
El nuevo régimen primaría el Parlamento que acaparó todo el poder, pues le competía dictar leyes, recaudar impuestos y elegir al primer ministro, representante del poder ejecutivo. El derecho de voto fue propiedad exclusiva de la nobleza y la alta burguesía. De otro lado, los campesinos, que tuvieran actuación decisoria en la caída del feudalismo, fueron pronto aplastados por la nueva clase dominante. Ese fue el acuerdo que en 1689 suscribieron los caudillos de la burguesía industrial y financiera con los grandes terratenientes ingleses.


jueves, 19 de septiembre de 2013

El gran Imperio de Carlos I (1500-1558)


En 1516, luego de la muerte de su abuelo materno, Carlos heredó la corona de España con el nombre de Carlos I. En 1519, al fallecer su abuelo paterno, heredó los territorios germanos, siendo elegido emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, con el nombre de Carlos V.





Lo primero que hizo el nuevo monarca fue sentar su autoridad sobre los españoles que lo veían como rey extranjero (había nacido en los países bajos, no hablaba español y era alemán de formación); con el apoyo de la nobleza, aplacó rebeliones en la península e impuso la autoridad regia. Su máxima aspiración fue construir un imperio universal al estilo romano, integrado no solo políticamente sino a partir de una única religión (católica). Carlos se consideró baluarte y defensor del cristianismo católico ante la amenaza musulmana de los turcos y el avance protestante. Tal aspiración suponía la titánica tarea de amalgamar territorios muy diferentes y de por sí desarticulados.

Poderosos burgueses (banqueros) se ofrecieron como prestamistas; el comercio español se volvió líder en Europa; se empezaron a colonizar las regiones más ricas del mundo (en América, África y Asia). De modo que Carlos I contó con ingentes recursos para financiar su deseo del Imperio universal, el cual requería de un ejército sólido y permanente, una campaña de guerra contra sus principales enemigos y una estrategia inteligente de alianzas políticas y militares. 
La unidad política se dio solo en España pues luego el Sacro Imperio Germánico (Austria y Alemania) se separaría de ella; por su parte las cruentas guerras de religión no contuvieron la expansión protestante, impidiendo la ansiada unidad de credo. Pese a ello, el reinado de Carlos I dio a España la cumbre de su poderío y el predominio indiscutible sobre Europa. 



Principales acontecimientos durante su reinado:

Carlos I se enfrentó a Francia (y a su rey Francisco I) en varias guerras por territorios en Italia y en el Sacro Imperio (Nápoles, Milán, Franco Condado, etc.), y por el recelo de Francia al estar rodeada de estados gobernados por una misma dinastía (los Habsburgo, que gobernaban España y los territorios germanos).
Se detuvo temporalmente la expansión musulmana de los turcos mahometanos (Imperio Otomano) y la acción de los corsarios Barbarroja que actuaban al servicio de estos y que habían invadido el norte de África.
Carlos I combatió tenazmente a los protestantes germanos (Martín Lutero), pero sin resultados favorables, pues al final suscribió la paz de Augsburgo (1555) que reconoció la división religiosa del Sacro Imperio y derechos tanto para católicos como para luteranos.
Se establecieron los grandes virreinatos de Nueva España (México) y del Perú, con la promulgación de las "Nuevas Leyes" de 1542.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Complot de EE.UU. en el golpe de Estado a Salvador Allende

Cuando Allende llegó al poder en 1970, las condiciones políticas internas aparecieron favorable a su programa para la realización del socialismo en Chile en el marco de la legalidad y la no violencia.


Salvador Allende, presidente de Chile, murió durante el golpe militar de septiembre de 1973. [Bruno Barbey / Magnum Photos]

El asesinato en octubre de 1970 del general René Schneider, comandante en jefe del ejército, que se había mantenido al ejército neutral durante el período posterior a las elecciones antes de que Allende asumiera la presidencia, había desacreditado a sus oponentes. Las perspectivas eran excelentes que la Unidad Popular recibiría la cooperación de la facción deTomic de la Democracia Cristiana en el Congreso. Por el momento, la coalición UP permaneció unida detrás de un programa cuyo objetivo era la expropiación de todas las tierras de más de 80 hectáreas y la adquisición progresiva de las grandes empresas y monopolios extranjeros. Sin embargo, las fuerzas en contra de la UP eran formidables. No tenía la mayoría en el Congreso. Tanto el poder judicial y la Controlaría General de (brazo fiscal del gobierno) se opusieron a las políticas de Allende. Toda la organización económica nacional, los intereses extranjeros, gran parte del cuerpo de oficiales de la policía militar y nacional, y la Iglesia Católica también se alinearon en contra de la UP. La coalición política de lucha contra la UP, la Confederación Democrática (Confederación Democrática), controla prácticamente todos los medios de comunicación de la nación dos de las tres estaciones de televisión, 95 por ciento de las estaciones de radio, el 90 por ciento de la circulación de los periódicos y todas las revistas semanales. Sin embargo, los cambios sustanciales se estaban produciendo en los mercados globales. Las economías de Europa y Japón se habían recuperado por completo de su colapso durante la guerra y que habían surgido como competidores vigorosos con los Estados Unidos, cuya economía y la fuerza tecnológica había sido minado por la guerra de Vietnam y una serie de otras intervenciones militares en el Tercer Mundo. A principios de 1970, los principales países capitalistas se encontraban al borde de una guerra comercial internacional, buscando el desarrollo industrial, los países "semiperiféricas" como Chile debían obtener beneficios de otra manera ya que no estaban disponibles para ellos en sus propios mercados.
Pero esto significa que los intereses extranjeros ya no tolerarían nacionalistas, estatistas restricciones sobre sus actividades, no importa que tan popular estos podrían estar con circunscripciones electorales democráticos locales. En consecuencia, cuando la coalición elegido democráticamente UP de los Socialistas y comunistas intentó poner en práctica sus promesas de campaña, los líderes del gobierno de Estados Unidos como Henry Kissinger, asesor del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Richard Nixon, imperiosamente intervinieron. Kissinger dijo: "Yo no veo por qué tenemos que dejar que un país sea marxista sólo porque su gente es irresponsable." Nixon ordenó inmediatamente a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de orquestar un golpe de Estado para derrocar a Allende en el Congreso pudo validar su elección, pero, incluso después de esto falló, aconsejó a agentes estadounidenses "provocar un caos económico" según Nixon, socavaría la legitimidad de Allende y la fuerza de su gobierno a reabrir Chile al control extranjero. Pero la falta de cohesión interna también obstaculizó a la UP. El viejo problema de cómo satisfacer las demandas tanto de la clase obrera más combativa que durante los días del Frente Popular y de los sectores de clase media que se preocupaban de que sus intereses se ven amenazados por las reformas estructurales emprendidas por el UP nunca fue resuelto por completo. 
Esta rivalidad entre la clase media y la clase obrera también había sido reflejado en el conflicto cultural entre la juventud de la nación.
Durante la década  tumultuosa de 1960, la música popular de Parra y Jara, con su conciencia social, protesta política, e identificación con las clases populares de Chile, había contrastaba con la música rock chilena que conscientemente emulaba la cultura británica y EE.UU.  El propio Jara había hecho campaña para la UP, y él escribió "Venceremos" ("We Shall Overcome"), que rápidamente se convirtió en el tema musical de la campaña. 

Los músicos de rock como Los Macs se identificaron más con las culturas extranjeras que lo definen como moderna, además hizo un llamamiento a la juventud superior y de clase media alienada que, como los seguidores posteriores de sangrienta dictadura de Pinochet, se rebeló contra las tradiciones populares chilenas que lo asoció como atraso. Rockeros chilenos normalmente cantaban sus canciones, composiciones originales, incluso en Inglés y fueron muy influenciados por Elvis Presley, los Beatles, los Kinks y los Byrds.
Así estaban disgustados estas bandas con las tradiciones culturales populares chilenos y la política de la nación que algunos músicos de rock, como Juan Mateo O'Brien de Los Vidrios Quebrados (Broken Glass), "sólo piensan en dejar Chile" y declinaron las invitaciones para volver a tocar para el público chileno.
Otros, como Willy Morales de Los Macs, citó específicamente la revolución socialista democrático de Allende, "los acontecimientos sociales y políticos entre 1970 y 1973", por su falta de interés en regresar a Chile. Irónicamente, gringos contraculturales que visitaron Chile para ayudar a construir un mundo pacífico, alternativa socialista democrática al capitalismo occidental a menudo descubrieron con asombro que los jóvenes rockeros chilenos, que se vestían como ellos, llevaban el pelo largo, fumando  marihuana, y escucharon a Jimi Hendrix, cada vez eran políticamente más favorable a Richard Nixon.

Clase media y alta de rokeros chilenos contraculturales definen la cultura dominante contra la que se rebelaron como primitivos, sin educación, sin desarrollar, y la clase obrera, en 1970, Salvador Allende se había convertido en su símbolo político. Pero los gringos contraculturales y entusiastas populares como Víctor Jara definen la cultura dominante contra la que se rebelaron como moderna, capitalista, socialmente injusta y dominada por extranjeros, sus símbolos políticos eran Richard Nixon y Jorge Alessandri, a quienes el gobierno de Nixon había prodigado ayuda financiera encubierta en las elecciones presidenciales de 1970.

El objetivo inmediato de la UP era mejorar el nivel de vida de la clase obrera y reactivar la economía. El gobierno logró esto mediante el aumento del poder adquisitivo, que a su vez estimula la demanda, la producción industrial y el empleo. Durante el primer año del mandato de Allende, ingresos de los trabajadores aumentó un 50 por ciento. El gobierno instituyó un programa masivo de gasto público, en especial para proyectos intensivos en mano de obra, como la vivienda, la educación, el saneamiento y la salud. Al mismo tiempo, el gobierno amplió su atractivo para las mujeres. 
Se desarrolló un Ministerio de la Familia, creado guarderías comunitarias, organizadas
  Los programas de distribución de leche con ingresos bajos, financiados por los Almacenes del Pueblo (comestibles Cooperativas del Pueblo), y los controles de precios establecidos, que fueron supervisadas por las autoridades locales y comités de abastecimiento. La tasa de inflación se redujo a 22,1 por ciento en 1971 a 34.9 por ciento en 1970, y como resultado, el ingreso real aumentó un 30 por ciento. La Organización de los Estados Americanos ha confirmado de forma independiente que el programa de Allende había producido "altos niveles de crecimiento" durante su primer año. Para el primer año, los empresarios de clase media, los industriales y los campesinos les fue muy bien y colaboraron con el régimen de Allende. Hubo casos dispersos de propietarios de grandes saboteando sus propios bienes, pero en su mayor parte, el negocio no era hostil. El gobierno también emplea la coacción para obtener la cooperación de la industria, las empresas eran amenazadas con la intervención si no estaban de acuerdo para aumentar la producción. La coerción y el aumento de la demanda combinada llevaban a cabo una expansión de la producción industrial y el empleo.

Las políticas de corto plazo del gobierno de la UP aumentó el apoyo popular al régimen de la minoría, un éxito reflejado en las elecciones municipales de abril de 1971, en ​​la que la Unidad Popular obtuvo más del 50 por ciento de los votos. A la larga, sin embargo, el agotamiento de las reservas, la salida de divisas para pagar las importaciones de bienes de consumo, y la caída de los beneficios en lo que todavía era básicamente una economía de mercado resultó muy perjudicial para el programa económico del gobierno.

Los primeros problemas de Allende surgieron cuando los Estados Unidos en realidad declaró la guerra económica sobre el frágil experimento socialista democrático de Chile. Los Estados Unidos secretamente prohibían los préstamos chilenos, importaciones y exportaciones, especialmente el cobre, cuyo precio se redujo drásticamente, lo que lleva a un desequilibrio en la relación de intercambio y el agotamiento de las reservas de divisas. Además, la expropiación de la Gran Minería en julio de 1971 prácticamente se detuvo el flujo de capital privado de inversión de los Estados Unidos. Las dificultades económicas resultantes llevaron a Allende a detener el servicio de la deuda nacional, pero finalmente lograron llegar a acuerdos satisfactorios con todos los acreedores de Chile, excepto el Estado de los Estados.

Las ganancias del primer año dieron paso al estancamiento económico y el resurgimiento de la inflación. A pesar de ello la popularidad de Allende se mantuvo alta en 1971, luchó sin éxito para alcanzar un delicado equilibrio entre la reforma estructural necesaria exigida por la clase obrera y los intereses especiales de la clase media. La política del gobierno fue de expropiar a los propietarios de las grandes empresas alienadas de las empresas pequeñas y medianas, que emplean el 80 por ciento de la población activa. Los trabajadores comenzaron a ocupar y operar fábricas. Las empresas estatales se estaban manejado muy mal.
El gobierno socialista también fue incapaz de resolver la crisis agrícola. Fue ineficiente la gestión en la producción agrícola fue quizás el mayor obstáculo económico, ya que no levantó lo suficiente para alimentar a los habitantes del país, ni proporcionó empleo a la gran cantidad de mano de obra rural.
Un Congreso hostil forzó a Allende que gestione con las leyes de reforma heredados de la administración Frei, sin embargo, a finales de 1972, Allende había liquidado efectivamente el sistema de latifundio. La expropiación y la redistribución procedieron, pero con un costo considerable para la producción. La cantidad de tierra cultivada se redujo en un 20 por ciento, y la cosecha de 1972/73 fue pobre.

El gobierno de Allende se enfrentó a una crisis económica y política en el otoño de 1972. Las interrupciones inevitables que acompañan a las condiciones revolucionarias se vieron agravados por errores y deficiencias del gobierno de la UP y los conflictos dentro de la coalición. Por otra parte, la oligarquía chilena y sus aliados norteamericanos eran formidables, implacables oponentes. Los Estados Unidos estaban profundamente involucrados en la política chilena
Según su director, William Colby, la CIA gastó $ 11 millones entre 1962 y 1970 para ayudar a evitar que Allende fuera elegido presidente. A partir de entonces, la CIA, con la autorización del presidente Richard Nixon y el Secretario de Estado Henry Kissinger, gastó 8.000.000 dólares entre 1970 y 1973 para "desestabilizar" la economía chilena. Nixon le dijo al embajador de EE.UU. en Chile que iba a "aplastar a ese hijo de puta de Allende"
La clase alta chilena, a pesar de haber perdido gran parte de su base económica, debido a la nacionalización de las grandes industrias y la expropiación de las grandes propiedades, mantuvo el control sobre gran parte de los medios de comunicación, el poder judicial, la mayoría en el Congreso, y las fuerzas armadas. Sin embargo, la lucha va depender, finalmente, de los sectores medios. Aumento de la inflación erosionado su posición económica. Todos los esfuerzos de Allende para tranquilizar y ganarse a la clase media no logró superar su tradicional hostilidad hacia el socialismo y su asociación con la burguesía. Esta clase media apoyó el golpe de Estado que derrocó a la Unidad Popular.
Los opositores de Allende aprovecharon la creciente crisis económica de embarcarse en un programa de sabotaje y la acción directa que incluyó la movilización de las mujeres de la clase media en las "ollas vacías" marchas de protesta y una huelga de camioneros (subvencionado por la CIA), que desarrolló en un bloqueo a gran escala por la mayoría de los capitalistas chilenos. La huelga terminó cuando Allende hizo importantes concesiones a sus oponentes, lo que garantiza la seguridad de las industrias pequeñas y medianas. También estuvo de acuerdo con la inclusión de los generales en su gabinete para garantizar la ley y el orden y para supervisar la elección parlamentaria prevista para marzo de 1973. Basándose en las tendencias electorales establecidas desde hace tiempo, que vio el partido en el poder pierde escaños en el Congreso, la oposición espera obtener una victoria arrolladora en las elecciones, y esperaba tener la mayoría de dos tercios necesaria para acusar a Allende y expulsar legalmente a su gobierno. En cambio, el voto UP aumentó del 36 por ciento (en 1970) a 44 por ciento, la prueba de que sus políticas socialistas habían aumentado sustancialmente su apoyo entre la clase obrera y el campesinado. Una vez más, las mujeres conocidas como "hacedoras de presidentes" (fabricantes de presidentes), proporcionando a Allende su margen de victoria.

La coalición UP recibió el 41 por ciento del voto de las mujeres, un aumento del 14 por ciento desde las últimas elecciones parlamentarias en 1969 y una mejora del 11 por ciento sobre los 1.970 totales de las elecciones presidenciales. Allende también se benefició de las reformas electorales de 1971 que los votantes más jóvenes emancipados y las restricciones de alfabetización fueron eliminados, todos los cuales impulsaron la participación de mujeres del 47 por ciento del electorado en 1970 a 56 por ciento en 1973.

Pero la oposición todavía comandaba una mayoría en el Congreso, y redobló los esfuerzos para crear el caos económico y político por las huelgas disruptivas, la organización de grupos terroristas, y pide a las fuerzas armadas para intervenir. Los militares chilenos, sí internamente divididos sobre el gobierno de Allende, fue fuertemente influenciado por los Estados Unidos. Muchos funcionarios chilenos habían recibido entrenamiento de contrainsurgencia ya sea en Estados Unidos o en la zona del Canal de Panamá. A lo largo de la presidencia de Allende, incluso después de los Estados Unidos económicamente había embargado a Chile, continuó la ayuda militar de EE.UU.. Los Estados Unidos han llegado a duplicar su contribución normal en 1973. En la primavera de 1973, el equilibrio de fuerzas dentro del ejército había cambiado a favor de los opositores de Allende. El 29 de junio un golpe prematuro fue sofocada por las tropas leales, bajo la dirección del general Carlos Prats. Después de la derrota del golpe de Estado, los trabajadores pidieron la ocupación de las fábricas y la distribución de armas entre ellos. En cambio, Allende renovó sus esfuerzos para alcanzar un acuerdo con la Democracia Cristiana, tontamente confiado en las fuerzas armadas, que asaltaron fábricas en busca de armas ilegales, mientras que no se hacía ningún esfuerzo por desarmar a los grupos paramilitares hostiles.

El control de muchas localidades pasó efectivamente de la administración a las fuerzas armadas. El 11 de septiembre de 1973, un golpe militar encabezado por el general Augusto Pinochet derrocó a Allende e inauguró una dictadura neoliberal brutal. La dictadura de Pinochet mató a miles y encarcelado o exiliado a miles más. Se puso fin a los esfuerzos pioneros de Chile para trascender los límites del populismo y promover el desarrollo nacional con los cambios revolucionarios promulgados por medios pacíficos y democráticos. En el proceso, dejó un legado muy discutida por otros latinoamericanos que luchan por deshacerse de las cadenas del subdesarrollo y la explotación. A mediados de la década de 1970, entonces, la única alternativa exitosa de un populismo era una dictadura personal parecida a la experiencia de Cuba con la revolución armada. Por lo tanto, no fue una sorpresa que los movimientos de liberación nacional en América Central, una región dominada durante mucho tiempo por los extranjeros y las dictaduras oligárquicas, optaron por la lucha armada y la guerra popular prolongada como el medio más eficaz para el logro de sus objetivos.

jueves, 5 de septiembre de 2013

La función de los escribas

Cada niño egipcio nacido libre quiere ser un escriba cuando sea mayor. Los Escribas mantienen el sistema de la sociedad y el trabajo del gobierno, y son honrados por sus habilidades y además son bien pagados. la carrera de un escribano en el antiguo Egipto es honorable y rentable por sus recompensas. 


Un joven podría tener la suerte de haberse graduado de una de las grandes escuelas de Memphis y Tebas se espera que sea capaz de leer, escribir y dibujar con un alto nivel de precisión. Debe estar bien versado en matemáticas, contabilidad, gestión de los trabajadores, la ley, e incluso temas como la mecánica,  topografía y el diseño arquitectónico.
El trabajo en los campos de los agricultores es importante, pero un escriba que se destaca en la construcción y el estudio podría encontrarse en el séquito del rey a trabajar en los grandes monumentos y templos reales, una posición muy codiciada.

Un escriba se convierte automáticamente en un miembro educado de la clase oficial. Este estado le exime de trabajos domésticos de cualquier tipo, incluido el impuesto sobre el trabajo, y él está en el primer peldaño de la escala administrativa a la que se puede subir a través de etapas reconocidas a los más altos cargos en la tierra.
Los escribas del rango más bajo, hacen listas, conservar registros, escribir cartas, y elaborar documentos legales simples. Aquellos que no tienen talento para la administración, sino que puede escribir muy bien podría trabajar en la casa de un gran templo de la biografía (los archivo) que se almacenan los documentos, y se copian cuando empiezan a desgastarse por el uso.

Para el escribano de mayor capacidad, hay puestos de trabajo de mayor responsabilidad en la administración, tales como la supervisión de la recaudación de los impuestos que se pagan tanto en productos agrícolas y mano de obra. Los hombres más talentosos y ambiciosos ocupan altos cargos en el gobierno, y supervisan a los escribas subalternos.

Los escribas también actúan como mecenas para el ejército, la organización de los suministros diarios de alimentos, armas, armaduras y otros equipos necesarios en la campaña. El máximo responsable de los escribas del ejército llevar un diario de la campaña, y escritura de las hazañas gloriosas del rey.


La paleta del escriba, su pluma de caña, y la vasija de agua que utiliza para humedecer la forma de pigmento de color el jeroglífico que denota un escriba.

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.